The Southern Cross
 

RESOURCES

 
 
 
 
 
 
 
 
 

En días duros es importante acercarnos más a Dios

Father David MercerPor Padre Bernardo Lara

Como alguno que otro lector sabrá, tengo un programa de radio llamado “La Vida Aún Es Bella” los lunes por Hombre Nuevo y hace unos días hablamos de “Juan Pablo II, Nietzsche y el Caos Social”. Esto a raíz de las reacciones por el “gasolinazo” en México.

Ahí comenzamos a hablar de Federico Nietzsche, un filósofo alemán que fue de gran influencia a finales del siglo XIX y comienzo del XX. En sus escritos atacó los valores éticos y morales durante su tiempo, incluyendo las enseñanzas del Cristianismo.

Durante el programa de radio nos enfocamos en dos de sus más grandes ideas que son: Su aforismo “Dios ha muerto” y “la voluntad de poder”.

Al decir Nietzsche que “Dios ha muerto” no habla desde un punto de vista ateo. No está clamando la inexistencia de Dios. Más bien está señalando que nuestro modo de vivir no refleja aquel principio moral en el que creemos.

En su libro “La Gaya Ciencia” expresa que “Dios ha muerto… y nosotros lo matamos” con nuestras acciones que reflejan una vida como si Dios no existiera y esto abre puertas a nuevos caminos. Años antes Dostoievski dijo, “Si Dios no existe, todo está permitido”.

Algo similar nos enseña Nietzsche con esta frase ya que al decir “Dios ha muerto” lo pone como una “liberación” del hombre de los valores ya existentes, para crear nuevos principios éticos. Esto nos lleva precisamente al segundo punto del que hablamos: la voluntad de poder.

Muchas mentes brillantes han concordado que el ser humano tiene una motivación interior que nos ayuda a seguir adelante. Sin embargo, todos han diferido con respecto a ¿qué es esta motivación? Unos dicen que es el deseo de poseer cosas lo que nos da energías para vivir, otros han dicho que el sexo, otros que es un deseo nada más de vivir.

Nietzsche dijo que es un deseo por poder. Contrario a Darwin, por ejemplo, Nietzsche dice que el hombre no solo lucha por sobrevivir y adaptarse sino que también por utilizar su poder para engrandecerse.

Tristemente, podemos ver un reflejo de estas enseñanzas en el caos que sucede en la sociedad. El rico le quita al pobre, el pobre reta al rico. Suben el precio de la gasolina y algunos responden con violencia.

Como cristianos, debemos de tener cuidado de alzar la voz sin llegar a la violencia. Recordemos que Cristo caminó con los sencillos: su nacimiento fue atestiguado por pastores, sus apóstoles eran pescadores, Él mismo era un carpintero.

Es momento de acercarnos más a Dios pues bien, Juan Pablo II nos enseñó que: “El hombre puede construir un mundo sin Dios, pero este mundo acabará por volverse contra el hombre”.

The Southern Cross

El Padre Bernardo Lara es vicario parroquial en la iglesia Corpus Christi en Bonita.

Next Opinion

The Southern Cross - Facebook Page The Southern Cross - Twitter Page The Southern Cross - RSS Feed