The Southern Cross
 

RESOURCES

 
 
 
 
 
 
 
 
 

‘El regalo más radical que le puedo dar a otros es amor’

Estudiantes por graduarse comparten aprendizajes de su educación católica

Por Aida Bustos y Denis Grasska

La temporada de graduaciones comienza en mayo en las cinco preparatorias de la diócesis de San Diego y se extiende a junio, cuando estudiantes del octavo grado se gradúan de las escuelas primarias católicas.

“Es un hito, una victoria que se logra tras concentración y mucho trabajo”, dijo John Galvan, director de las escuelas de la diócesis, reflexionando sobre los estudiantes que están a punto de graduarse.

Galvan recalcó que el 99 por ciento de los que se gradúan de las preparatorias católicas locales continúan a un colegio comunitario o a una universidad, inclusive las más prestigiosas. Las escuelas católicas ofrecen un currículo académico riguroso, pero hacen mucho más que eso. Su compromiso es tanto la formación en la fe como la educación, dijo, preparando a los estudiantes para servir como líderes del futuro.

“Seguro, enfrentan materias difíciles en las escuelas católicas”, dijo, “pero estos jóvenes son queridos dentro de sus comunidades de fe y eso es maravilloso”.

Días antes de su graduación de la preparatoria, una muestra de estudiantes del último año comparten cómo su educación católica los preparó para ser exitosos, en la universidad y más allá.

Alexander Ayuso, Vincent Memorial, asistió Escuela Santa María (El Centro)

Lo más importante que he aprendido es la tolerancia; no solamente ser tolerante de las ideas de otros y respetar sus creencias, como ellos deberían ser tolerante de las mías, pero aún ser tolerante si la persona no es tolerante o respetuosa. De todos modos, yo debo ser el que actúa correctamente.

Adrián Carretero, Mater Dei, asistió Academia Santa Therese

Una lección importante que aprendí es que el trabajo duro rinde resultados. Mis profesores se aseguraron que yo trabajara lo más duro posible – holgazanear nunca fue una opción. La profesora Suzanne Till me ha ayudado totalmente estos últimos cuatro años. Su programa de Academia de Ciencia me ayudó a cultivar mi interés en ciencia y me dio la oportunidad de completar una pasantía con el Doctor Kufareva de la Escuela de Farmacia de UCSD.

Andrés Castro, San Agustín, asistió Escuela Sagrado Corazón

Una lección importante que aprendí es el no juzgar. He aprendido a ser paciente con la gente, y escuchar su historia. Esto me ha ayudado a ver el mundo con una mente más abierta, y aceptar más opiniones distintas de las mías.

Coley O’Connor, Cathedral Catholic, asistió Escuela de San Miguel (Poway)

La lección más importante que aprendí es que las cosas no necesariamente pasan por cualquier razón, es Dios quien aporta lo mejor de cada situación. Esto me ha preparado para el futuro, especialmente para la universidad. Sé que mis sueños serán realizados en formas que ni siquiera me puedo imaginar.

Eugenia Dominguez, Cathedral Catholic, asistió Escuela Sagrado Corazón

Lo más importante que he aprendido es a tratar a la gente de la forma que quiero que me traten. Tú eres lo que tú das. El mundo está lleno de gente mala e ignorante pero también de gente buena y bondadosa. Aprendí que no siempre va a ser fácil tratar a gente ignorante, pero si doy respeto, bondad, amor y compasión, hago mi parte para crear un mundo un poquito mejor.

Mariana Frangos, Academia de Nuestra Señora de la Paz, asistió la Escuela Evans y la Academia All Hallows, además de estudios en la casa

Ha sido una bendición estar rodeada por gente que comparte mi misma fe. Soy alguien que quiere mantenerse cerca de Dios, aunque a veces uno lucha para hacerlo, pero es bonito poder crecer con amigos que están viviendo lo mismo que uno. El estudiar en una escuela católica me ha dado raíces sólidas en mi fe. Si llego a conocer alguien que me reta en ese aspecto, estoy segura que me mantendré firme en mi fe.

Ari Galindo, San Agustín, asistió Academia Santa Therese

Una lección importante que aprendí es “Haz las cosas pequeñas con gran amor”. Esto me enseñó a ayudar a otro ser humano sin importar que pequeña sea la tarea. Me preparó a ser un representante de la raza humana y de mi fe; a mostrar cómo podemos ser generosos, inteligentes, bondadosos y caritativos. Aprendí a ser una mejor persona y a enseñar a otros a ser mejores, también.

Juan Andree Garáy, Vincent Memorial, asistió Academia de Nuestra Señora de Guadalupe

Las lecciones más importantes que aprendí en mi educación católica surgieron de mis clases y de los deportes. Aprendí la responsabilidad, que significa que tienes que entregar tu trabajo a tiempo o estar listo para la escuela o una práctica. No todos van a estar de acuerdo contigo, por consecuencia tienes que tener paciencia y no descartar a las personas demasiado rápido.

Ryan Gapski, Mater Dei, asistió Escuela Santísima Trinidad

Aprendí a escoger el amor y la compasión sobre cosas pasajeras como el dinero, el poder y bienes materiales. Esto me guió a escoger una carrera en el servicio público. Las lecciones que la Sra. Anamaría Anthony me impartió fueron invalorables en la formación de mi entendimiento de cómo debo vivir mi vida como hijo, estudiante, profesional, y, un día, como padre.

César Gómez, Mater Dei, asistió Escuela Primaria Rohr

La lección más importante que aprendí es amar a otros. Me convertí más tolerante. La profesora Suzanne Till ha sido la mejor maestra que he tenido en toda mi vida. Me ha brindado tantas oportunidades académicas, como pasantías en el Living Coast Discovery Center y en UCSD. Me ha guiado en todos mis años de la preparatoria. Me ayudó a encender mi pasión para la ciencia. 

Sophia Jordan, Mater Dei, asistió Escuela San Pio X, Escuela Santa María (Ilinois) y San James  (Georgia)

Me comprometí a un nivel más alto de comportamiento como resultado de mi educación católica. Aprendí a ser más responsable, a manejar mi tiempo mejor y generalmente a ser una mejor persona. A través de actividades como deportes y liderazgo, he crecido en mis habilidades de hablar en público, mercadotecnia y más, que espero me ayudarán en una carrera en la docencia.

Ivana Letayf Lazo de la Vega, Academia de Nuestra Señora de la Paz, asistió Escuela Sagrado Corazón (Coronado) y Le Châtelard (Escuela Católica en Suiza)

Me ha inspirado mucho la enseñanza social de la Iglesia. En la universidad, me interesa una carrera que tenga que ver con la justicia social, derechos humanos, ley o política pública. Por las bases que he recibido, voy a continuar practicando mi fe en la universidad; realmente esto me va a guiar por el resto de mi vida.

Kira Lukasik, Academia de Nuestra Señora de la Paz, asistió Primaria San Pio X

El aprender a pensar de forma independiente es la lección más importante de mi educación católica. He crecido mucho y he desarrollado mis propios intereses, buscando las oportunidades que deseo. Esta educación me ha dado la confianza de arriesgarme a explorar lo desconocido; realmente uno no puede avanzar si no está dispuesto a tomar algún riesgo.

Chuong Nguyen, San Agustín, asistió Escuela Internacional Australiana (Saigón)

Aprendí a través de mi educación católica a estar consciente del mundo alrededor de mí, y de ser un individuo completo. Mi educación me inspiró a hacer cosas fuera de mi zona cómoda. Mi profesora de inglés, en particular, me enseñó que hay cosas más importantes que las calificaciones y las materias académicas. Deberíamos considerar nuestro propio bienestar y no estar preocupados de la opinión de la gente.

Paulina Nguyen, Cathedral Catholic, asistió a Escuela San Francisco de Asís

La Regla de Oro es “ama a tu vecino como te amas a tí mismo”, y en mis ocho años de educación católica he presenciado la bondad y el sacrificio de muchas personas. He aprendido a escuchar antes de juzgar, de perdonar antes de enojarme, y a amar, más que nada. No importa de dónde viene alguien, esa persona tiene dignidad y merece amor y respeto como cualquier otra persona.

Kendall Ota, Academia de Nuestra Señora de la Paz, asistió Escuela Primaria Explorer y Academia San Carlos Borromeo

Aprendí la importancia de la honestidad y de la comunidad. En nuestra preparatoria, estos no solamente son principios teóricos, sino que se practican todos días. Mis compañeras me ayudan todo el tiempo en mis proyectos, y yo les ayudo a ellas. Sé que asistir a la universidad a veces puede ser muy difícil, pero tengo talentos y habilidades que puedo utilizar para ayudar a la gente, y al mismo tiempo me doy cuenta que, a veces, yo también tendré que aceptar el apoyo de otros.

Molly Schroeder, Academia de Nuestra Señora de la Paz, asistió Escuela Nuestra Señora de la Gracia

Más que nada, aprendí cómo servir a la gente. El llamado a hacer algo más grande de uno mismo es integral a la fe católica – y ha sido el tema de mi educación. He vivido una vida cómoda. Reflexiono, “Dios, ¿por qué me diste todas estas cosas”? Yo creo que es porque Él quiere que yo haga algo para ayudar a otra gente. He sido testigo cómo el amor al estilo de Cristo atrae y cambia a las personas.

Olivia Solórzano, Vincent Memorial, asistió Discovery Kids (Mexicali) y Academia de Nuestra Señora de la Paz

La lección más importante que aprendí es a amar a la gente y aceptarla. Yo creo que todos los valores – incluyendo la tolerancia y honestidad – vienen del amor. Esa es la misión que Jesús vino a compartir por todo el mundo y lo que nosotros también debemos compartir. Pienso vivir como un católico debe vivir, sin importar cómo me juzguen en la universidad. Seré valiente y haré lo que sé es correcto.

Nicole Stepovich, Academia de Nuestra Señora de la Paz, asistió Academia Santa Sophia

La lección más importante que aprendí es que el regalo más radical que le puedo dar a otros es el amor. Jesús fue radical porque luchó contra todo con amor, en vez de violencia u otra cosa. Mientras camino por el mundo, puedo amar a la gente radicalmente. Puedo darle el regalo de comprensión a una persona, caminando una milla en sus zapatos. Puedo utilizar este regalo en mi comunidad, en mi escuela y en el mundo.

Kathryn Zwick, Mater Dei, asistió Escuela Primaria Thurgood Marshall

Aprendí la importancia de la comunidad y de construir relaciones significativas. Este aprendizaje me ha preparado para el futuro, en la universidad y más allá.

Clase del 2019: Los Números

958: Estudiantes que se graduarán de las cinco preparatorias católicas

100%: Porción de los estudiantes del último año que se graduará

70%: Porción de los estudiantes que avanzará a la universidad (promedio)

30%: Porción de los estudiantes que avanzará a colegio comunitario (promedio))

Leading Destination Universities

U.S.: Brown, Cal Tech, Cal Poly-San Luis Obispo, Columbia, Cornell, Creighton, Gonzaga,  Georgetown, Holy Names, MIT, Princeton, San Diego State, Stanford, UC Berkeley, UC Davis, UCLA, UCSD, UC Santa Barbara, University of Chicago, University of Pennsylvania, University of Southern California, Villanova, Yale. Mexico: Autonomous University of Baja California, CETYS, Técnologico de Monterrey

Commencement

Academy of Our Lady of Peace: May 24

Cathedral Catholic High School: June 1

Mater Dei Catholic High School: May 31

St. Augustine High School: May 31

Vincent Memorial Catholic High School: May 31

The Southern Cross - Facebook Page The Southern Cross - Twitter Page The Southern Cross - RSS Feed