The Southern Cross
 

RESOURCES

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Abre Programa de Compensación Independiente

Los individuos que fueron abusados como menores por alguno de los sacerdotes de la diócesis de San Diego pueden comenzar el proceso de presentación de reclamos con el Programa Independiente de Compensación para Víctimas (ICP, por sus siglas en inglés), que dio inicio el 16 de septiembre.

Pueden registrarse a través el sitio de internet www.CaliforniaDiocesesICP.com o por teléfono al 844-589-8764.

El programa es la más reciente iniciativa del Obispo de San Diego, Robert McElroy para ayudar a víctimas de abuso sexual por parte del clero. A principios de este año el Obispo anunció la expansión del papel de la Coordinadora de Asistencia a Víctimas, por ejemplo.

“Este es un paso necesario para ayudar a víctimas sobrevivientes a recibir el reconocimiento que merecen y la ayuda material que necesitan”, dijo el Obispo en una declaración cuando comenzó el programa. “De igual manera, apoya nuestro trabajo de hacer frente a los pecados graves e inconcebibles cometidos por algunos sacerdotes y el fracaso de la jerarquía de la Iglesia de proteger a los más jóvenes”.

El programa será administrado por dos abogados muy respetados en el país, Kenneth Feinberg y Camille Biros, sin ningún control por parte de la Iglesia Católica.

El panel de católicos prominentes que supervisa el programa anunció el lanzamiento en una conferencia de prensa en Los Ángeles el 16 de septiembre. Ellos son el ex Secretario de Defensa, León Panetta; el ex Gobernador de California, Gray Davis; y María Contreras-Sweet, líder empresarial y ex Administradora de la Administración de Pequeños Negocios de los Estados Unidos.

Además de la diócesis de San Diego, la Arquidiócesis de Los Ángeles y las Diócesis de Orange, San Bernardino, Fresno y Sacramento participan en el programa.

Feinberg y Biros tendrán total independencia para determinar la elegibilidad de los reclamos individuales, y ellos como administradores decidirán la cantidad con la que se compensará a la víctima. Las diócesis han acordado acatar sus decisiones, y el monto de compensación no está sujeto a apelación por parte de la diócesis.

Cómo Funciona el Programa

Este programa está abierto a una gama más amplia de personas que son elegibles para presentar demandas en tribunales civiles. Los adultos que fueron perjudicados hace muchos años cuando eran menores y a quienes se les prohibió presentar demandas debido a los estatutos de limitaciones civiles serán elegibles para presentar un reclamo bajo este programa. Las personas indocumentadas que pudieron haber sido abusadas como menores también son elegibles.

Las diócesis participantes están contactando a víctimas sobrevivientes quienes previamente habían reportado acusaciones de abuso para informarles de este nuevo programa. Adicionalmente, el programa invitará a personas que hayan sido abusadas de menores pero que no hayan reportado previamente el abuso, a presentarse y registrarse al programa. 

El sitio de internet del programa tiene una sección llamada “Cómo Registrarse”, en donde las víctimas pueden proporcionar sus nombres y detalles del abuso de manera confidencial. La información se envía a Feinberg y Biros, quienes determinarán la elegibilidad. Los que sean elegibles recibirán un paquete para solicitar una compensación. La fecha límite para registrarse en el programa es el 31 de enero de 2020.

Se le pedirá a la víctima sobreviviente que proporcione al programa información que apoye su reclamo. Esto puede incluir el nombre de las personas que saben del abuso e información sobre visitas al doctor o terapeuta. Por su parte, Feinberg y Biros revisarán con la diócesis los antecedentes del sacerdote acusado.

Los administradores evaluarán toda la información para determinar si el reclamo es justificado y el nivel de compensación que se ofrecerá. Las víctimas sobrevivientes pueden aceptar el acuerdo o rechazarlo y buscar otro remedio.

“Como madre católica y voz desde hace mucho tiempo para los no escuchados, asumo este papel con un profundo sentido de responsabilidad para asegurar que el proceso sea independiente, compasivo y brinde a los sobrevivientes de abuso y a sus familias un paso significativo hacia la sanación”, dijo Contreras-Sweet.

“No puedo ni imaginarme el dolor causado a estos niños”, agregó mientras contenía las lágrimas. “Espero que este (programa) sea un punto de retorno para nuestra Iglesia”.

A diferencia de los litigios civiles en los tribunales, este nuevo programa proporciona un proceso que no es contencioso y protege la privacidad de las víctimas. Las víctimas sobrevivientes no necesitan contratar a un abogado para participar y no hay costo alguno por participar. Los administradores han dicho que la compensación por reclamos completamente terminados y documentados generalmente se podrán pagar dentro de los 90 días.

Las víctimas sobrevivientes son libres de hablar de cualquier y todos los aspectos de su reclamo. No tienen obligación de mantener confidencial cualquier cosa que digan o hagan, y esto no tendrá ningún impacto en su reclamo.

Feinberg y Biros están administrando programas similares de compensación para víctimas de abuso en las Diócesis de Nueva York, Pensilvania, Nueva Jersey y Colorado.

“Ninguna cantidad de dinero proporcionará el cierre que necesitan las víctimas”, comentó Feinberg. “Pero el programa es un pequeño paso para ayudar a las víctimas a obtener cierta seguridad financiera. Un reclamante que durante años, décadas, puede haber sido ignorado, ahora tiene un programa donde ese reclamo será reconocido y validado. No subestimen la importancia de esto”.

Panetta instó a todos los que han sufrido a participar en el programa.

“Nunca podremos borrar el sufrimiento que han padecido, pero podemos asistirlos en su proceso de curación y recuperación. Nuestra oración es que este proceso pueda ayudar a proporcionar un semblante de justicia a las víctimas de crímenes que por demasiado tiempo quedaron impunes”.

En su declaración, el Obispo McElroy dijo que la compensación para el programa saldrá de fondos diocesanos, seguros y reservas de seguros. Ninguna cantidad de dinero saldrá del Llamamiento Católico Anual (Annual Catholic Appeal) o cualquier otro recurso parroquial.

“Hagamos continua oración por las víctimas de abuso sexual por parte del clero”, concluyó el Obispo. “Los crímenes pecaminosos que se cometieron sobre los Hijos de Dios encomendados a nuestro cuidado son despreciables. Nunca debe volver a suceder”.

¿Por Dónde Comenzar?

El Programa Independiente de Compensación a Víctimas de California inició el 16 de septiembre. Los individuos pueden comenzar con el proceso de registro para presentar un reclamo a través del sitio de internet del programa: www.CaliforniaDiocesesICP.com, o por teléfono al 844-589-8764. El sitio ofrece información en inglés, español y vietnamita.

Según los administradores del programa, la fecha límite inicial para registrarse al programa es el 31 de enero de 2020, y la fecha para presentar un reclamo es el 31 de marzo de 2020.

El programa es para víctimas sobrevivientes de abuso sexual abusadas por sacerdotes de la diócesis de San Diego o por sacerdotes de las otras cinco diócesis participantes, sin importar cuándo fue que ocurrió el abuso.

The Southern Cross

The Southern Cross - Facebook Page The Southern Cross - Twitter Page The Southern Cross - RSS Feed